como cuidar las cicatrices en verano
Cuidado

Cómo cuidar las cicatrices en verano

¿Quieres disimular al máximo esa cicatriz? ¿No sabes si tienes que llevar algún cuidado especial en verano? ☀️ Sabemos que ninguna de estas marcas es plato de buen gusto. Tanto si son consecuencia de una intervención quirúrgica como de cualquier golpe que te haya causado una herida, a nadie le gusta tener estas “heridas de guerra” en su cuerpo.

El cuidado de las cicatrices recientes es importantísimo para que no nos queden demasiado marcadas, algo que en verano resulta algo más difícil si tenemos en cuenta que el sol es uno de los principales enemigos de la piel. Pero hay soluciones. Y vamos a mostrarte cuáles son. ¡Apunta! Porque hoy en Parapoteca, parafarmacia online, te dejamos algunos consejos para cuidar tus cicatrices en verano y mantenerlas de la mejor forma posible.

Cicatrices en verano

Una cicatriz no es más que el resultado del proceso de reparación que realiza nuestra piel en aquellas zonas que han sufrido una herida. Se trata del cierre natural de esa herida.

Existen muchos tipos de cicatrices. Las que se producen por cirugías por motivos de salud, caídas o golpes con heridas… Algunas de las más comunes son las cicatrices por cesáreas o intervenciones estéticas de aumento de pecho.El proceso de curación de una cicatriz suele ser lento. Hasta que no pasan entre 12 y 18 meses no se considera que una cicatriz está totalmente curada. Al principio, el aspecto de las mismas será algo ligeramente abultado y de color rojizo pero, poco a poco, su relieve bajará y se volverán de un color más blanquecino.

¿Puedo tomar el sol si tengo una cicatriz reciente?

Si te encanta tumbarte a coger colorcito en los días de sol pero tienes una cicatriz relativamente reciente, puedes broncearte, pero debes tomar precauciones si no quieres que tu cicatriz se quede muy marcada y tenga un efecto antiestético.

En primer lugar, los rayos ultravioleta del sol pueden dificultar y retrasar el proceso de curación de tu cicatriz. Y no queremos eso, ¿verdad? Quizá este sea un mal menor si lo comparamos con la hiperpigmentación. Sí, si a tu cicatriz le da el sol, esta puede cambiar de color y adquirir un tono más oscuro que el resto de la piel de alrededor, lo que hará que destaque todavía más.

Debes saber que las cicatrices no desaparecen del todo, sin embargo, los cuidados en los primeros meses son esenciales para que queden lo más disimuladas posibles.

Consejos para cuidar tus cicatrices en verano

  • No expongas la cicatriz al sol directo. Dependiendo de donde la tengas, se entiende que puede ser casi imposible que en verano no le alcance el sol. Por ejemplo, si es una cicatriz en la cara. Pero siempre que puedas evitarlo, cúbrelas para que estén algo más protegidas.
  • Aplícate protector solar igual o superior a SPF 50. ¿Sabes que los rayos ultravioleta penetran los tejidos? Cuánta más densidad tengan estos, mayor protección ofrecerán, pero esta nunca será del 100%, por eso necesitas proteger con crema solar tu cicatriz. En Parapoteca tenemos algunas cremas de protección muy alta que te vendrán genial. Recuerda aplicártela frecuentemente para que tus cicatrices queden totalmente cubiertas.
  • Mantén tus cicatrices bien hidratadas. La piel necesita tener elasticidad suficiente para regenerase de forma adecuada. Puedes utilizar cremas o lociones que contengan ácido hialurónico o geles con aloe vera o rosa mosqueta.
  • Utiliza tratamientos reductores de cicatrices como los de Trofolastín. Son unos apósitos adherentes de poliuretano constituido por dos capas: la superficie externa es una membrada de poliuretano microporoso y la interna es una película acrílica adherente que facilita su fijación a la piel. Son muy prácticas para utilizar cuando vamos a la playa o a la piscina. Al ser transparentes, nadie se fijará en ellas y, mientras tanto, estarán protegiendo tu cicatriz de los rayos del sol y reduciéndola. ¡Resistentes al agua!
  • ¿Sabes de esos baños interminables en el mar o la piscina de los que sales arrugada como una pasa? Bien, pues intenta olvidarte de ellos al menos en el primer año de vida de tu cicatriz. El contacto prolongado con la sal del mar o el cloro de la piscina puede modificar el aspecto de la piel, aunque sea forma pasajera, y la evolución de la cicatriz. Procura darte baños cortos para refrescarte pero sin recrearte demasiado.
  • A razón del consejo anterior, seca bien tus cicatrices cuando salgas de la ducha. No la dejes húmeda ya que puede ralentizar la cicatrización.

Estos son, a grandes rasgos, los cuidados esenciales de las cicatrices en verano. Evidentemente, no precisará la misma atención una cicatriz de 15 días que aquellas que se acerquen ya al año. Simplemente se trata de mimarlas y utilizar un poco el sentido común para que nos quede una cicatriz lo más discreta posible.

¡Nos leemos la semana que viene!

Discussion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *